Blog

Es semana santa…suben los precios de los pescados y mariscos ¿Qué puedo hacer?

Esta semana se celebra en varios países del mundo la Semana Santa, un momento de mucha reflexión para las personas del orbe cristiano. Otros en cambio aprovechan estas fechas para tomar un descanso de fin de semana largo. Sin embargo, en ambos casos, suele darse, que siendo ya una tradición para los creyentes o no, surgen algunas compras atípicas por los productos del mar, tales como los pescados y mariscos, para acompañarlos en sus comidas de la semana, especialmente la del viernes. A su vez, se consume inusualmente más confites y chocolates en formato de conejos u de otros tipos, que suele darse a los niños como consecuencia del domingo de Resurrección.

En cambio, para algunos pescadores artesanales o industriales y los distribuidores de chocolate y confites, entre otros comerciantes, ven esta fecha milagrosa como para subir los precios por un breve período de tiempo sin mayores reclamos de la gente producto de la alta demanda asociada.

Una de las responsabilidades de los asesores de las finanzas personales es, además de velar por un gasto personal o familiar ajustado a su realidad financiera en todo momento, entregar la mayor información y asesoría posible con el fin que las personas tomen las mejores decisiones financieras.

Por eso, déjenme decirles dos cosas importantes de estas fechas. Una es, que la Tradición de la Iglesia respecto de comer pescado u otros productos del mar, en sustitución de la carne, fue una recomendación en el pasado a sus feligreses, porque los primeros eran bastante más baratos que los segundos. Lo que se buscaba originalmente era que las personas tuvieran un período de recogimiento interior, de mayor reflexión y austeridad, una especie de balance espiritual tanto individual como familiar, no existiendo jamás una razón teológica para no consumir carne, más que el lujo que ello presentaba en épocas de antaño. Situación que claramente ya no se cumple hoy en día. Adicionalmente, algunas empresas, que sólo buscan maximizar sus beneficios económicos, aprovechan esta ocasión para obtener ganancias extraordinarias a costa de la mal llamada Tradición de Pascua, y utilizan estrategias comerciales para atraer a sus consumidores. Con ello, da cuenta que no busca mantener una tradición fiel con la austeridad y la reflexión requerida para la ocasión, sino que, utilizando el eslogan de “Pascua” seduce a las personas para una compra desmesurada, suben los precios y lo pintan todo con una fachada noble.

Las estrategias comerciales son muy variadas, utilizándose una amplia gama de herramientas seductivas, siendo probablemente una de las herramientas más modernas la neurociencia o el neuromarketing. Esta siendo una especialidad de la ciencia, que debiendo estar al servicio de la gente, busca en alguna medida aprovecharse de aquellas conductas humanas más impulsivas y menos cuestionadoras internamente para aumentar el consumo de un bien o servicio particular sin que nos demos mayor cuenta de aquello o cuando reflexionamos ya es demasiado tarde. Es por eso, muy importante, que las personas sepan y tomen conciencia de esto, y no sólo en estas fechas, e independiente de sus creencias religiosas, para no caer en la “tentación” de las manos seductoras que utilizan las empresas, que sólo se benefician ellas, mientras que las personas caen en un gasto innecesario, lo que incluso podría acarrearles hacia algunos problemas financieros. En el siguiente artículo señalaré los mecanismos de defensa que podemos utilizar los consumidores para este tipo de situaciones u otras más poderosas que se avecinan.

Siempre que pueda, consulte a un experto que lo ayude en este u otro tipo de decisión financiera. ¡¡Un abrazo!! Eduardo Videla.