Blog

¿Cómo puedo sacar el máximo provecho a mi dinero?

Es fin de mes y recién le han pagado, es un día alegre y quizás el mejor de todo el mes. Pese a ello, empieza a consumirlo inmediatamente, pagando primero los compromisos de cada mes, los gastos fijos, el arriendo o el dividendo de la casa, la educación de los niños, etc. Después y durante todo el mes, con el dinero que le queda disponible, compra bienes de primera necesidad, tales como los alimentos, las vestimentas, etc. Y si aún le queda dinero disponible, se compra otros bienes y servicios de menor necesidad, pero que siempre ha querido comprar, como celulares, línea blanca, viajes, etc. Y si milagrosamente le queda algo en la cuenta, decide entonces ahorrarlo para tenerlos disponibles en el futuro para una inversión o como seguridad para hacer frente de algún imprevisto.

Esta pareciera ser la realidad de muchas personas. Especialmente de aquellas que son más conservadoras en sus decisiones financieras, que prefieren pagar todo en efectivo, no tomar deudas y tener un nivel de ahorro sano y las finanzas controladas.

Esta medida, efectivamente, le permitirá tener un sano control de sus gastos y es probable generar un ahorro estable. Si bien estoy de acuerdo, lo estoy sólo en parte, déjemele explicarle por qué. Gestionar sus dineros para que no existan excesos de gastos en el mes y poder ahorrar está muy bien, no obstante, si mantiene esta regla permanentemente, y decide nunca tomar deudas, es posible que no rinda bien su dinero, dejando en la mesa algunos recursos de lado.

¿Cómo puede ser esto? Pues bien, depende de varios factores, entre otros, del destino de los pagos (si es para comprar bienes o activos que generen ingresos futuros o es para comprar bienes que se consumen), y del riesgo que dichos bienes pierdan su valor económico en el tiempo. Déjeme explicarle con un ejemplo más claro y familiar, cuando usted decide comprar su anhelada casa propia, usted la puede adquirir en efectivo (si cuenta con los recursos disponibles) o mediante un crédito hipotecario proporcionado por las entidades financieras, quienes le exigirán un Pie de al menos un 20% del valor comercial de la propiedad y el resto lo ponen ellos. Las personas que no quieren pagar intereses en el futuro deciden pagar el 100% de la propiedad con recursos propios, mientras que quienes quieran optimizar su dinero, podrían, en teoría, con el mismo dinero ahorrado, adquirir 4 casas del mismo valor, ponerlas todas en arriendo y pagarse los intereses del crédito, junto con quedarse con una casa para uso personal debiendo pagar (sin compensación) los intereses de esta. Suponiendo en extremo que las casas no se devalúan y que siempre las personas cumplen sus obligaciones durante todo el crédito, al llegar al vencimiento del crédito, en el primer ejemplo la persona tendrá una sola casa propia, mientras que, en el segundo caso, por el mismo monto ahorrado previo, consiguió adquirir 5 casas del mismo valor. Este fenómeno se denomina apalancamiento, y en el ejemplo de la segunda persona, decimos que se apalancó 5 veces o 5x. Cada casa que adquirió la compró por el 100% de su valor, pero sólo utilizó un 20% de su capital propio, con lo cual se benefició de los recursos que financiaron los terceros, en este caso los bancos.

Ahora bien, para que esta maravilla funcione bien, la tasa del financiamiento debe ser barata, con tal de compensar el costo financiero del crédito con el valor del arriendo, y segundo, probablemente la regla de oro del apalancamiento, es que el Pie lo fija el banco, que en el ejemplo anterior es del 20%, permitiendo un apalancamiento máximo de 5x, lo que implica que las entidades financieras consideran que las casas podrían perder hasta un 20% de su valor y aun así pagarse en caso de incumplimiento del deudor ,por cuanto ellos se quedan con el bien en caso de incumplimientos o morosidad. Sin embargo, en el mercado existen muchos productos financieros, como las acciones, las monedas, que se ofrecen de la misma forma, con un alto apalancamiento, el cual consiste en dejar un depósito a un trader por un monto equivalente a la perdida esperada del activo para un periodo determinado, generalmente muy corto. Si el inversionista decide apalancarse 100x, la perdida máxima esperada del activo es del 1% del valor base invertido. Así el inversionista con poco dinero (deposito) tiene el gran incentivo de comprar el activo financiero para obtener una tremenda ganancia si el precio va en la dirección indicada, mientras que la perdida se acota al monto del depósito si va en la dirección contraria. Así se ve muy atractivo, no obstante, como sabemos bien, históricamente las monedas (no todas) y las acciones (no todas tampoco) tienen una alta volatilidad, y es altamente probable que el inversionista con una preferencia a un elevado apalancamiento para obtener una ganancia rápida termine por perder el depósito.

Entonces, conviene comprar siempre todo en efectivo, no, por las razones que explicamos antes, puedes pedir prestado y comprar más bienes o activos (que generen ingresos o beneficios futuros) que si pagas todo al contado. Pero esto conviene (riesgo moderado) preferentemente cuando se realiza para la adquisición de bienes con una baja volatilidad de precios y sobre un apalancamiento moderado.

Siempre que pueda, consulte a un experto que lo ayude en este u otro tipo de decisión financiera. ¡¡Un abrazo!! Eduardo Videla.